0 Items

La leyenda china de los amantes mariposa

La leyenda china de los amantes mariposa

La leyenda de los amantes mariposa o la leyenda de Liang Shanbo y Zhu Yingtai es una bella leyenda china que habla del trágico amor de dos jóvenes, Liang Shanbo y Zhu Yintai. Muchos la consideran como el equivalente chino a Romeo y Julieta. Mientras, otros tantos han realizado ya varias peticiones formales para que sea proclamada como Obra maestra del patrimonio oral e intangible de la humanidad.

La leyenda china de los amantes mariposa

Lo cierto es que la historia es antiquísima, siendo el registro más antiguo de la leyenda posterior a la dinastía Tang. Aparece en un sinfín de registros oficiales, como en las Crónicas del distrito de Yin, las crónicas de la prefectura de Ningbo o las Nuevas crónicas del arroyo de Ying. Todo ello nos muestra que se trata de una leyenda conocida por todos y muy apreciada, que forma parte ya del folklore chino.

Nuestra heroína, una brillante joven llamada Zhu Yingtai, era la novena descendiente en su familia y la única hija. Su anciano padre no sólo crió a Zhu con amor y bondad, sino que también le enseñó a leer y escribir. Además de los clásicos, Zhu estudió y admiró a grandes mujeres del pasado de China.

En la antigua China, las escuelas no aceptaban mujeres. Así que Zhu se disfrazó de muchacho y partió a una academia en la ciudad de Hangzhou, donde podría continuar con su amor por el aprendizaje.

Durante el viaje tiene un encuentro casual con un joven llamado Liang Shanbo que también se disponía a continuar sus estudios en Hangzhou. Este recorrido termina uniéndolos, así pues, durante los próximos 3 años se convierten en inseparables compañeros de clase.

Yingtai poco a poco se enamora de Shanbo. Aunque ambos estudian lo mismo, Shanbo es un ratón de biblioteca y no se da cuenta de que su “compañero” es una mujer. Pasados los tres años, Yingtai recibe una carta de su padre, pidiéndole que vuelva a casa tan pronto como pueda. Así que no tiene más remedio que hacer la maleta y despedirse.

Finalmente Yingtai tiene una idea: le dirá a Shanbo que hará de casamentera entre él y su hermana inexistente. Antes de despedirse, Yingtai le recuerda a Shanbo que le debe una visita a su casa y así podrá proponerle matrimonio a su “hermana” (que es ella misma). Ambos se despiden a regañadientes en el pabellón donde se conocieron.

Cuando Shanbo visita el hogar de Yingtai descubre quien es ella en realidad enamorándose perdidamente de ella y comprobando que lo que sentía por su “compañero” no era amistad, era amor. La alegría de estar juntos se rompe cuando Yingtai le cuenta a Shanbo que sus padres la han forzado a casarse con Ma Wencai, un rico y viejo caballero.

A Shanbo en ese momento se le rompe el corazón. Su salud empeora lentamente hasta que enferma gravemente y muere en su oficina de magistrado del condado.

El día del enlace llega, y Zhu se prepara para unirse a esa persona por la que no siente nada. Su corazón está triste por la trágica muerte de Liang pero no le queda otra alternativa. Justo cuando la boda va a celebrarse, un remolino de viento impide que el cortejo nupcial escolte a Zhu más allá de la tumba de Liang. Zhu escapa corriendo de la procesión para presentar sus respetos a Liang. En ese momento, sucede algo que deja a los presentes de piedra, la tumba del joven se abre repentinamente dejando entrar a Zhu con él, cerrándose tras ella.

Mientras ambas familias se apresuraban por rescatar a su hija, el tiempo repentinamente se calmó. Dos mariposas grandes y coloridas salieron revoloteando de la tumba. En un esplendor de ensueño la pareja bailó y se elevó más y más alto en los cielos.

Te puede interesar:

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

bb0