0 Items

La mano de Fátima o Hamsa

La mano de Fátima o Hamsa

La mano de fátima, o Hamsa, es un símbolo muy famoso utilizado en muchos países alrededor del mundo durante los últimos 1800 años. Se utiliza principalmente en joyería y tapices, aunque a veces se muestra en el arte.

La mano de Fátima se conoce por muchos nombres: mano del hamsa, hamesh, hamesh, khamsa, chamsa, Jemisa, también se llama la mano de Miriam, nombrada para Moises y Aaron y a veces se le relaciona con la mano hindu, judía o árabe.

¿Cual es el significado del simbolo de la mano de fatima?

El símbolo de la “mano de hamsa” es caracterizado por representar el diseño de una mano derecha simétrica con cinco dedos: el dedo corazón en el centro, a sus lados el anular y el índice, un poco más cortos que el corazón e iguales entre sí, y en los extremos dos pulgares, del mismo tamaño y algo curvados hacia afuera.

En ocasiones, contiene otros símbolos como ojos, estrellas de David, peces, y otros con la intención de fortalecer el poder de hamsa que posee innumerables representaciones. Por ejemplo: cuando es representado con los dedos juntos, el amuleto sirve para la buena suerte, en el caso de poseer los dedos separados se usa para alejar las energías negativas, de acuerdo a la tradición popular.

En relación a lo anterior, los musulmanes relacionan los cincos dedos de la mano con los pilares del Islam, mientras que los judíos le atribuye el simbolismo a los cinco libros del Torá.

El dibujo del ojo que se encuentra a menudo en el Hamsa representa el ojo que ve todo y hace referencia tambien al ojo de horus y turco. Nada escapa a su visión.

 

Orígenes de la Mano de Fátima

 

El profeta Mahoma, fundador del Islam, tuvo una hija, la bella y virtuosa Fátima, a la que los musulmanes veneran con gran devoción.

La historia cuenta que en una ocasión estaba Fátima muy ocupada en la cocina preparando la comida cuando su marido, Alí, llegó inesperadamente. Al oírlo, Fátima abandonó sus quehaceres y fue a recibirlo. Sin embargo, quedó tristemente decepcionada al ver que su esposo llegaba acompañado de una bella y joven concubina.

Prudente, Fátima guardó silencio y, atormentada por los celos, regresó a la cocina. Pero, inmersa en oscuros y tristes pensamientos, no prestó atención a lo que estaba haciendo: tenía una olla al fuego con caldo hirviendo y, más atenta a su tristeza que a su trabajo, metió la mano dentro y empezó a remover el guiso.

Tan absorta estaba que no sintió dolor, pero Alí vio lo que estaba haciendo y, horrorizado, se abalanzó sobre ella, gritando. Fue entonces cuando Fátima se dio cuenta de que se estaba quemando la mano y la sacó de la olla.

Fue cuando gritó su marido al ver lo que estaba haciendo cuando Fátima fue consciente de lo que estaba haciendo, pues hasta entonces su tristeza le dolía más que la quemadura que se había hecho con el guiso. Herida que le estuvo curando su marido.

Al día siguiente el marido le confesó que había pasado la noche con la joven concubina. Y cuando llegó la noche Fátima volvió a ver como su marido volvía de nuevo a la habitación de la chica y a través de la rendija de la puerta pudo comprobar como la besaba y no pudo evitar que una lágrima bajase por su mejilla. Entonces Alí en ese preciso instante sintió una tremenda tristeza desde lo más profundo de su corazón y le cayó una lágrima por su mejilla.

Fue entonces cuando se dio cuenta del amor tan profundo que sentía por Fátima y del dolor que le estaba haciendo pasar, de ahí que saliese de la habitación y dejase sin más a la muchacha

Desde entonces “la mano de Fátima” se convirtió en un símbolo importante en el mundo musulmán. Trae buena suerte y dota de las virtudes de paciencia, fidelidad y fertilidad, además de su poder de protección, especialmente a las embarazadas, por su protección de la matriz.

Antiguamente la mano de Fátima además de llevarla de forma individual, como colgante de una cadena o pulsera se solía colgar una representación de ella en grande en la entrada de la casa a modo de protección de la familia y/o personas que vivieran allí dentro.

 

Significado Budista

 

Para los hindúes y los budistas, simboliza la interacción de los chakras, el flujo de energía en el cuerpo, los cinco sentidos y los mudras que los afectan.

Cada dedo tiene su propia energía:

  • Elemento de Pulgar-Fuego: chakra del plexo solar.
  • Elemento Aerodinámico: chakra del corazón.
  • Elementos Etéreo del Dedo Medio: chakra de la garganta.
  • Elemento Anular: Elemento de la tierra, chakra de la raíz.
  • Elemento Meñique: Agua, chakra sacro.

Estas energías se pueden combinar para cambiar el flujo de energía en el cuerpo y curar dolencias psicológicas y físicas. En el budismo, simboliza los chakras en menor medida, pero los mudras siguen siendo importantes sin embargo. Muchas veces se utiliza para evitar el mal de ojo. El mal de ojo en el budismo e hinduísmo es considerado como la suma de las energías destructivas que provienen de las emociones negativas en el mundo. Esta es la razón por la que se utiliza a menudo en las paredes o joyas.

Te puede interesar:

    1 Comment

  1. Excelente artículo, gracias

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

bb0