0 Elementi

8 sencillas reglas para comunicarte con un manipulador

8 sencillas reglas para comunicarte con un manipulador

¿Alguna vez te has cruzado con manipulador? ¿Has sabido como saber tratar con ellos para no caer en sus manipulaciones? Es necesario saber cómo comunicarnos con ellos porque pueden sembrar en nosotros el sentimiento de culpa, pueden llegar a chantajearnos de una forma descarada.

Si no sabemos sobrellevarlo podemos llegar hacer lo que ellos desean u ordenan como si nuestra voluntad no existiera. En algunas ocasiones este juego puede durar años, envenenando la vida de quien es manipulado.

Nosotros queremos evitar que llegues a este punto, por eso compartimos contigo algunas “leyes de seguridad”:

 

Guarda la distancia

 

Durante la comunicación un manipulador cambiará constantemente su máscara: En una situación se hará pasar por alguien indefenso mientras que en el otro dejará ver su lado agresivo. Si ves esto lo mejor es guardar una distancia prudente de esa persona y no relacionarte con él o ella a menos que sea absolutamente necesario.

 

No te lo tomes a pecho

 

Un manipulador siempre jugará con tus debilidades. Querrá hacerte ver que eres “incapaz” y te hará sentir culpable por no obedecer las órdenes de esa persona. Identifica esas emociones y recuerda que el problema no está en ti. Analiza tu relación con un manipulador respondiendo mentalmente las siguientes preguntas:

¿Esta persona me demuestra un verdadero respeto?
¿Qué tan bien fundamentadas están sus expectativas y peticiones?
¿Qué tan equilibrada es la relación? ¿Quizá sea uno de los dos quien se esfuerza mientras el otro sólo recibe los beneficios?
¿Me impide esta relación tener un buen trato conmigo mismo?

Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a entender de quién es el problema, si está en ti o en la otra persona.

8 sencillas reglas para comunicarte con un manipulador

 

Formúlale preguntas de prueba

 

Los manipuladores siempre intentarán abrumarte con sus solicitudes o peticiones, haciendo que te olvides de ti mismo y pases de plano a sus necesidades. Para ello formúlale algunas preguntas de prueba y te quedará más claro si esa persona tiene al menos algo de autocrítica y/o vergüenza.

“¿Te parece que lo que me pides es algo justo?“
”¿Te parece que esto es justo conmigo?“
“¿Puedo tener mi propia opinion al respecto?”
”¿Me lo estás preguntando o lo afirmas?“
”¿Qué recibo yo a cambio?“
“¿Realmente crees que yo …..(reformula la petición del manipulador)..?”

Hacer estas preguntas es como ponerle frente a sí un espejo, donde esa persona verá el “reflejo”, la verdadera naturaleza de su petición. ¡Ahora aplícalas cuando tengas al frente a un manipulador!

Si può essere interessati:

recensioni

L'indirizzo email non verrà pubblicato. i campi richiesti sono contrassegnati *

BB1