0 Items

El rumbo en la vida y su fluir

El rumbo en la vida y su fluir

Por lo usual, en nuestra cultura se fomenta una educación en la que creemos que podemos manejarlo todo, que obtendremos cualquier cosa que nos planteemos, incluso las que no se encuentran a nuestro alcance. Lo que sucede es que algunas veces, forzar las cosas puede terminar siendo un hecho devastador, desviándonos del rumbo en la vida. Hay cosas tales como el amor o las emociones, que no pueden ser forzadas, por lo cual lo ideal es dejar que se den por sí mismas y que las cosas sigan su propio camino es la mejor alternativa.

Maneras para que las cosas tomen el rumbo en la vida adecuado

Mujer pensando en el rumbo de la vida

No fuerces los sentimientos y las relaciones

Hay veces que confundimos el atender una relación con forzar ciertas emociones, aunque es verdad que cuando no protegemos o cuidamos lo que tenemos lo podemos terminar perdiendo, estar presionando a una persona en cualquier clase de relación puede ser algo totalmente negativo, ya que entonces lo que deseamos que pase, puede que no ocurra.

Cuando no permitimos que las cosas se den por si solas terminamos por mentirnos a nosotros mismos así como a la persona que se encuentra a nuestro alrededor, pudiendo desarrollar resultados nada agradables. Una solución para ello es por ejemplo ser mucho más honesto, ya sea tanto contigo como con los otros.

No fuerces las circunstancias

El desarrollo de fluir forma parte de nuestro autodesarrollo personal y esto ya no es algo que solo tiene que ver con las relaciones con las otras personas y con las emociones. Es algo que en si forma parte de nuestro crecimiento y cuando en nuestra vida cotidiana forzamos algo, ya sea una circunstancia, para que pase tal y como queremos lo que estamos realizando es caer en las redes de la manipulación en nuestra propia contra.

Pues bien, lo bueno de que todo tome su rumbo de forma natural nos ayuda a gozar de las diminutas cosas, a vivir en nuestro interior esa ilusión que provoca que tengamos esperanzas por las cosas.

Lo esencial de dejar que todo fluya y nada influya

Dejar que todo fluya y nada influya no es asunto de aprender a dejar marcharse. Cuando somos totalmente sensatos de que debemos que dejar ir, lo entendemos como fases que se terminan de cerrar para así entregar nuevos comienzos y ya la vida nos manifestará lo que tiene listo para nosotros.

Que todo fluya y nada te influya ayudará a vivir el momento, el aquí y el ahora, al hacer ejercicios con el motivo de ser consciente de lo que estás realizando. Así es como aprendemos a vivir el día a día y a ser mucho más productivos en todo lo que hagamos.

Al permitir que todo fluya de manera natural estamos siendo completamente conscientes de nuestra verdadera realidad, y nos distanciamos de las preocupaciones y problemas que solo nos ocasionan ira e interrumpe en lo que realmente interesa, en el momento presente.

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

bb0