0 Artikel

Tipps nach dem Dalai Lama zu meditieren – Teil 2

Tipps nach dem Dalai Lama zu meditieren – Teil 2

Anteriormente en nuestros consejos para meditar, te hablamos de qué es la meditación y las condiciones externas que te ayudarán cuando vayas a meditar. Pero no sólo influyen las condiciones externas a uno mismo. También tenemos que mirar las condiciones internas ya que éstas pueden hacer que nuestra meditación vaya a mejor o a peor.

Condiciones internas para meditar

Podemos decir que las condiciones externas para aprender a meditar son las condiciones previas. Zur gleichen Zeit, también podemos decir que las condiciones internas ya son una meditación en sí. Tal vez no una meditación profunda, si todavía estamos empezando en el camino de la abstracción, pero al cumplir estos requisitos, ya se dan las características esenciales de la misma.

- Determinación: consiste en decir: “Quiero y puedo aprender a meditar. Voy a hacerlo, y durante el tiempo que establezca, no voy a perder el objeto”. Sin duda lo perderás en ocasiones. Y que no te extrañe que sean muchas al principio, pero tiene que haber una disposición interior a realizar la meditación de manera perfecta. Te dará fuerzas y evitará que caigas en el desánimo en las primeras fases del camino.

Mujer que medita en su casa

- Cuenta regresiva: Una vez que estás determinado a aprender a meditar y has preparado esas condiciones externas de las que hablábamos, tienes que empezar a relajarte. Hazlo con una cuenta regresiva, der 50 hasta 1, cuidando la respiración.

- Elegir como objeto de meditación algo que ya conocemos. Tenemos que ser capaces de aguantar 10 minutos pensando única y exclusivamente en ese objeto. Es más fácil hacerlo con algo que ya conocemos. Como hemos dicho, al centranos en un objeto conocido, podremos visualizarlo más fácilmente para que así nos ayude mientras meditamos.

Para aprender a meditar es recomendable coger un objeto físico y traerlo con nosotros. Aguantar 10 minutos pensando en ello es más fácil porque lo tenemos delante. Sin embargo comprobarás que es difícil porque en algún momento nos desviaremos del objeto. Tatsächlich, al principio seguro que piensas: “Lo estoy haciendo muy bien, no me estoy desviando…”, y de repente te das cuenta de que eso ya es dejar de pensar en el objeto en sí mismo.

- Descríbelo: Detalla interiormente, para ti, cómo es ese objeto. Formas, Farben, Geruch, todo lo que se te ocurra. Pero tiene que tratarse todo del objeto. No pienses en dónde lo compraste o con quién estabas. Tu objeto no es un lugar ni la persona que te acompañaba.

- Extrae la esencia del objeto: aprender a meditar es aprender a captar qué es la realidad, cuál es la esencia de aquello en lo que piensas. Con la práctica del punto anterior hemos repasado las partes del objeto. Ahora pregúntate cuál es la función de cada una de ellas, que inevitablemente tienen una razón de ser. Existen para formar una unidad con los demás elementos, y cada atiende a una finalidad. Hay una armonía entre ellas, hay una esencia.

- Si ves que te aburres y la mente se dispersa, haz el esfuerzo de mantener la atención en el objeto con mayor intensidad. Aprender a meditar cuesta, y será normal que el pensamiento se disperse. A medida que vayamos mejorando, podremos realizar lo mismo pero sin tener el objeto delante y continuar, no sólo con material físico, sino con conceptos y pensamientos avanzados.

Ansichten

Ihre e-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind markiert *

BB1