0 Items

Cómo ser fuerte contra el caos

Cómo ser fuerte contra el caos

Existen personas que se caracterizan por su gran habilidad de resiliencia. Las personas resilientes son aquellas que poseen como arma su capacidad de continuar a flote ante cualquier dificultad. Con unos pequeñeos consejos, cada uno puede ser fuerte en su día a día.

Las personas resilientes conocen muy bien que la inmunidad al sufrimiento es imposible. Entienden que el caos que se genera en nuestros días más oscuros también son oportunidades para sobreponerse. Esto hace que se armen de mucho valor y sigan, teniendo como mantra proseguir para desarrollarse, a pesar de aquellas adversidades que se les presente.

Ser fuerte diariamente

La resiliencia es una noción que ha extraído una gran relevancia al pasar los años. Cuando nos referimos a la resiliencia solemos creer en sucesos traumáticos, como la pérdida de un ser amado, haber sobrevivir a un accidente o a momentos de maltrato, etc. Pero en nuestra vida cotidiana también se dan momentos complejos a los que tenemos que hacerle frente.

Cualidades de las personas resilientes

Existen personas que son resilientes porque han obtenido un ejemplo de resiliencia a continuar, como sus padres o un hermano, pero otras han aprendido a batallar y sortear las rocas del sendero por sí solas: les ha tocado aprender  por medio del ensayo y equivocaciones, se han convertido en seres fuertes a partir de sus propias heridas.

Esto nos señala que la resiliencia es una capacidad que todo el mundo puede generar y practicar para ser fuerte. Para ello, es necesario gestionar correctamente nuestras ideas y sentimientos.

Aprender a ser resiliente para ser fuerte
Promotion concept
  • Saben adaptarse a los cambios:

Las personas resilientes poseen, como los juncos, la habilidad de ser totalmente flexibles cuando la brisa golpea con fuerza. Conocen muy bien que ir en contra de las situaciones les ocasionara una perdida de energía.

Se sueltan de sus antiguas creencias, prejuicios e inseguridades para colocarse nuevos trajes que les acompañen en los momentos de transformaciones. Pero no se adaptan por resignación, sino más bien porque conocen que hay otros mundos distintos y que no por ser diferentes son erróneos.

  • Se apoyan en sus fortalezas:

Los seres resilientes se conocen a sí mismos. Saben muy bien qué es aquello que les ocasiona daño y les enoja y entienden que el soporte principal de su bienestar depende de cuidarse a sí mismas. Los individuos resilientes saben captar tanto sus debilidades como sus fortalezas para ponerlas a funcionar cuando sea totalmente necesario. Aplican sus ganas de batallar, su motivación, su esfuerzo y sus cualidades como los cimientos para continuar adelante.

  • Saben que aceptar es necesario para avanzar:

Los individuos resilientes saben muy bien que la autoaceptación es la compañera asociada del avance y las transformaciones. Porque solo cuando aceptamos lo que nos sucede podremos empezar a funcionar para así mejorarlo. De otro modo, si lo negamos, lo único que haremos es otorgarle más fuerza.

  • Consideran que nadie es inmune al sufrimiento:

Ser una persona resiliente no quiere decir que un ser humano no contenga heridas, sino que a pesar de ellas el momento adverso le ha sido de enseñanza de alguna manera. Ha podido lograr aceptar el sufrimiento y en lugar de hundirse en él, ha agarrado por aprender.

Se puede observar que ser resiliente puede aprenderse y practicarse. De hecho, tendría que ser una enseñanza esencial en todas las escuelas a nivel mundial. Siempre vale la pena aprender tácticas para mejorar y continuar creciendo y la resiliencia es esa aptitud que nos deja a cada uno ser fuerte a pesar de que la brisa golpee con mucha fuerza, adaptándonos lo mejor posibles a los huecos que conforman las pérdidas de seres queridos, las decepciones, los traumas y los fracasos.

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

bb0