0 Items

Cómo sentarse en la meditación zen

Cómo sentarse en la meditación zen

La meditación zen se suele hacer sentada (zazen) una técnica fácil de aprender aunque puede llevar bastante dominarla. Para ello necesitaremos un zafu o cojín grueso, un zabutón o sábana doblada para sentarnos y una zona tranquila donde no pueda molestarnos nadie.

Prepararnos para la meditación zen

Comenzaremos estirándonos, lo que nos ayudará a evitar dolores por estar sentados o estáticos durante periodos prolongados de tiempo. Nunca vienen mal los estiramientos antes de sentarnos en la mitad delantera del cojín que hayamos elegido para esta práctica.

Colocaremos las piernas en la posición que podamos mantener con más estabilidad y que nos resulte más cómoda como por ejemplo la birmana, de rodillas, loto completo, medio loto o la silla entre otros.

Intentaremos centrar la columna y estirarla bien, alineando nuestra cabeza, la cual no debe ladearse para ningún lugar, la punta de la nariz debe centrarse con el ombligo, las orejas con los hombros y el mentón debe esconderse un poco.

Los ojos no se deben ni cerrar ni abrir completamente, solo en un pequeño ángulo de 45º. La boca y los labios hay que cerrarlos, colocar la punta de la lengua contra el paladar y hay que sacar el aire para crear un ligero vacío, lo que inhibe la salivación.

Las manos tienen que adoptar la posición de la mudra cósmica, es decir, la mano derecha con la palma hacia arriba y la izquierda encima de la derecha, con los nudillos del medio superponiéndose.

Sentarse en la Meditación Zen

Para finalizar, hay que asegurarse de que todo el cuerpo esté completamente cómodo antes de comenzar la meditación dado que durante todo el proceso hay que estar tan estático como podamos.

Para finalizar, una vez se acabe la meditación hay que mantenerse lo más calmado posible y salir lentamente de la postura que se había adoptado.

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

bb0